Corresponden a las fracturas que comprometen el extremo superior o proximal del radio. Se producen generalmente por traumas indirectos (caída con apoyo de la mano extendida), a veces asociados a luxaciones del codo.

El diagnóstico es clínico, hay dolor, aumento de volumen e impotencia funcional en todos los movimientos del codo, puede haber incluso deformidad si se asocia a una luxación.

La radiografía confirma el diagnóstico. Se puede solicitar además un TAC (tomografía axial computada) para cuando hay dudas de realizar una intervención quirúrgica, o para una planificación preoperatoria.

El tratamiento quirúrgico se reserva en general, para fracturas desplazadas o con conminución (quebrada en varias partes), que impidan el movimiento, y sobre todo, si están asociadas a una luxación.

La cirugía es abierta, y pueden usarse técnicas de osteosíntesis con solo tornillos o placas más tornillos
En casos de conminución importante se indica la artroplastia o prótesis de cúpula radial.

Prótesis de cúpula radial

Con respecto a las complicaciones, se puede producir rigidez, artrosis post traumática, lesiones de nervio, vasculares, osificaciones heterotópicas, infección, inestabilidad crónica, no unión de la fractura, entre otras.